Hamleys

Tienda de juguetes Hamleys en Londres

Sea para coleccionistas o bien para hacer un regalo especial para niños, Hamleys aporta el cariño que una tienda tradicional de juguetes puede ofrecer a sus clientes. Situada en Regent Street presume de ser la tienda más grande del mundo de juguetes, lo que la convierte en un punto de interés para interesados o no en comprar sus productos. Tanto es así que recibe cinco millones de visitantes al año.

Hamleys debe su nombre a William Hamley, fundador de la tienda de juguetes llamada El Arca de Noé, en el 231 de High Holborn de Londres en 1760. En 1881, pasaba al 200 de Regent Street, que fue destruida en el incendio de 191, trasladándose posteriormente al 86-87 de High Holborn.

En 1938, la reina María, consorte del Rey Jorge V, le brindó una orden real, algo que también hizo la reina Isabel II en 1955, en este caso como “mercader de juguetes y deportes”. Durante la Segunda Guerra Mundial, la tienda de Regent Street fue bombardeada en 5 ocasiones.

Con tal éxito, la cadena dispone de otros seis puntos de venta en Reino Unido y otros puntos del planeta, aunque sin duda, su buque insignia es la tienda ubicada en Londres.

Hamleys, que renuncia a la utilización del apóstrofe en su nombre, es controlada por Landsbanki, un banco nacionalizado en Islandia que se hizo cargo de la participación de Bauguar Group, que había comprado en 2003 Hamleys por 58,7 millones de libras. En julio de 2012, se ha anunciado que el francés Groupe Ludendo podría estar interesado en la compra de la emblemática cadena.

Así es la tienda

Esta emblemática tienda de juguetes es increíble tanto para pequeños como para mayores. Dispone de cinco plantas y sótano, todo dedicado a juguetes. Pero lo mejor no es una gran oferta de juguetes sino la magia que se vive dentro: los dependientes no solo venden sino que actúan, de modo que hacen trucos de magia a los compradores, cantan, envían hacia los visitantes juguetes remotos junto con otros objetos que hacen al visitante sorprenderse con su visita. Y entre todo ello, una planta dedicada a las muñecas, espacios especiales dedicados a juguetes emblemáticos como Lego y un montón de sorpresas más.

La tienda también cuenta con cafetería, desde donde se puede ver una visión global de la tienda, de la interacción del personal con los visitantes y de las caras de sorpresa de los mismos.

Foto: Jon Newman

Speak Your Mind

*

trece − trece =